La chinchilla doméstica

Chinchillas silvestres | Colabora con nosotros | El libro de las chinchillas
Clasificación taxonómica | Chinchilla lanigera | Chinchilla brevicaudata
Generalidades | Musculo-esqueleto | Organos internos | Organos de los sentidos
Datos biológicos generales | Hematología | Urología | Nutrición | Determinación de la edad
Medicina interna | Enfermedades infecciosas | Dermatología | Oftalmología | Odontología | Traumatología | Toxicología | Oncología | Etología | Zoonosis
Radiología | Ecografía abdominal | Ecocardiografía | Laboratorial
Procedimientos quirúrgicos | Fluidoterapia | Antibacterianos | Antifúngicos | Antiparasitarios | Analgésicos | Anestésicos y sedantes | Otros
CITES | Legislación europea | Legislación nacional | Legislación autonómica | Legislación local
Anatomía | Fisiología | Patología | Genética | Nutrición
Libros | Capítulos específicos en libros | Referencias en libros | Artículos específicos en revistas | Referencias en revistas | Tesis doctorales
Patología | Cirugía | Reproducción y Obstetricia | Etología | Diagnóstico por imagen
Hábitat natural de la Chinchilla lanigera

Alimentación de la chinchilla doméstica

Las chinchillas son animales estrictamente herbívoros y son originarias de una zona árida con escasa cobertura vegetal y donde las plantas tienen una elevada cantidad de fibra y un escaso valor alimenticio. Tienen un aparato digestivo especialmente adaptado a este tipo de alimentación y no ingieren nunca restos animales, como sí hacen los hámsteres por ejemplo.

En su hábitat natural se alimentan fundamentalmente de una planta herbácea llamada pasto rey (Nasella chilensis), propia de los altos páramos. También consumen frecuentemente otras plantas como Stipa plumosa y Cordia decandra. En 1998 se hizo un estudio que reveló las especies vegetales más consumidas por Chinchilla lanigera en libertad. Son las siguientes (por orden alfabético):

Nombre científico
Nombre común
Parte consumida
Estación de consumo
Imágenes

Bridgesia incisaefolia

Rumpiato

Semillas

4

Bridgesia incisaefolia
Bridgesia incisaefolia

Calandrinia grandiflora

Renilla

Hojas

2,3

Calandrinia grandiflora
Calandrinia grandiflora

Cordia decandra

Carboncillo

Semillas

1,3,4

Cordia decandra
Cordia decandra (en segundo plano)
Planta en segundo plano

Ephedra andina

Pingo pingo

Tallos

1,2,3,4

Ephedra andina
Ephedra andina

Flourensia thurifera

Incienso

Hojas

3,4

Flourensia thurifera (en primer plano)
Planta en primer plano

Gutierrezia paniculata

Pichanilla

Hojas

1,3,4

Leucocoryne purpurea

Cebellín

Hojas y raíces

1,2

Leucocoryne purpurea

Nasella chilensis

Coironcillo

Tallo, hojas y semillas

1,2,3,4

Nasella chilensis

Notholaena mollis

Doradillo

Hojas

3,4

Notholaena mollis

Opuntia spp.

Gratitos

Raíces

1,4

Opuntia berteri

Proustia baccharoides

Olivillo del norte

Tallo y hojas

1,4

Proustia baccharoides
Proustia baccharoides

Puya berteroniana

Puya

Hojas

1,2,3,4

Puya berteroniana

Trichocereus chiloensis

Quisco

Raíces

1

Trichocereus chiloensis
Trichocereus chiloensis

Trichocereus coquimbensis

Copao

Frutos

3,4

Trichocereus coquimbensis

Hemisferio Sur: Invierno: (1), Primavera: (2), Verano: (3), Otoño: (4).

En la tenencia en cautividad de las chinchillas es prácticamente imposible ofrecer la misma alimentación que pueden obtener en libertad. Ello se debe a que no podemos obtener esas especies vegetales por ser propias de otro continente y otro hemisferio. Por eso debemos conseguir una alimentación equivalente. Haremos una descripción de los alimentos que podemos dar con seguridad a nuestras chinchillas domésticas, explicando su importancia y describiendo sus componentes.



Heno: el henificado es un proceso de conservación de especies vegetales. Consiste básicamente en una deshidratación lenta al aire libre. En sí la palabra heno no indica composición ninguna. Para ser estrictos deberíamos decir heno de pasto o heno de alfalfa. Estas dos variedades son las más frecuentemente comercializadas y cuando hablamos de heno nos referimos a la primera. Se comercializa en bolsas prensadas de 1 kilogramo. No todos los henos son iguales. En primer lugar hay que hablar del heno “simple” que no es otra cosa que hierba desecada. Es el más habitual en el comercio. Además están los henos “enriquecidos”, que son aquellos a los que se han adicionado plantas que por su olor o sabor son más apetitosos. Los hay con manzanilla, rosas, diente de león, jazmín, zanahoria o manzana por ejemplo. Aunque mucho más caro, el heno de fleo, un tipo especial de heno de pasto, es mucho más apetitoso para las chinchillas. El fleo es una gramínea, al contrario de la alfalfa que es una leguminosa. Es difícil de encontrar en el mercado, pero merece la pena comprarlo porque apenas desperdician nada.
El heno para chinchillas puede tener aspectos muy diferentes
Otra cuestión que hay que valorar es que incluso dentro de la misma marca la calidad del heno es distinta dependiendo de la época del año. Generalmente a los pastos se les hacen dos siegas, una en primavera y otra en otoño. Por tanto la producción de heno no es constante a lo largo del año. Sólo hay dos épocas de producción. Y en algunas zonas sólo es posible hacer una única siega. Un heno recién henificado conserva todas sus propiedades y es de gran calidad. Pero con el tiempo se van perdiendo nutrientes y la palatabilidad y la calidad decrecen. Un heno fresco es verde y muy aromático. Un heno viejo es amarillento y con poco olor. En la fotografía de la derecha se aprecian dos marcas distintas de heno. El de la izquierda es viejo y de mala calidad. El de la derecha es reciente y de gran calidad.

El heno es la base de la alimentación de las chinchillas. Si tuviésemos que cuantificar su importancia diríamos que el 75% de la ración de una chinchilla debería ser heno. Una de las misiones más importantes, y que menos se valoran, es la de facilitar el desgaste de las muelas por su composición y por la forma en que es ingerido. Por esto, las chinchillas deben tener siempre heno a su disposición.

No existen estudios científicos que hayan determinado las necesidades nutricionales de las chinchillas. Pero su mantenimiento en cautividad durante muchos años sí ha permitido proponer unos valores medios que debería cumplir la alimentación que les proporcionamos. En la siguiente tabla presentamos los valores propuestos junto con la composición de los henos de pasto, de fleo (Timothy hay) y de alfalfa:

Propuestos
Heno de pasto
Heno de fleo
Heno de alfalfa
Proteínas
16 %
10,50 %
9,00%
15,00 %
Hidratos de carbono
36 %
46,33 %
44,85%
38,20 %
Grasa
4 %
1,97 %
2,58%
1,80 %
Fibra
36 %
32,80 %
35,00%
34,30 %
Minerales
8 %
8,40 %
8,00%
10,70 %
Calcio
0,30-0,60%
1,06 %
0,40%
1,55 %
Fósforo
0,15-0,60%
0,28 %
0,17%
0,24 %

Como se puede apreciar, el heno de alfalfa es el que más se aproxima a los valores ideales propuestos. En su contra se ha venido argumentando que su contenido en calcio es un poco superior al deseable, específicamente porque se conjuga con un menor contenido en fósforo. Sin embargo, la experiencia de varios criadores que han mantenido a sus chinchillas con heno de alfalfa durante decenios nos indica que este pequeño desajuste o bien carece de importancia práctica o bien se compensa con el resto de la alimentación. Ya hemos comentado el efecto beneficioso que tiene el heno para el desgaste dental. Pues bien, como el heno de alfalfa es más rico en cenizas, su efecto de desgaste es mayor que el del heno de pasto.

Es destacable la composición del heno de fleo (Phleum pratense), muy apetitoso para las chinchillas. Parece el complemento perfecto para el heno de alfalfa, ya que es pobre en proteína y calcio, al contrario que la alfalfa. La combinación de estos dos tipos de heno es habitualmente empleada en la alimentacion de numerosos hervíboros. El heno de fleo puede tener un procentaje de proteína bastante variable, dependiendo de la época de siega, pudiendo ir del 7,8% al 17%. El heno de alfalfa puede tener un porcentaje de proteína del 12 al 20%. Una combinación de un 75% de heno de alfalfa y un 25% de heno de fleo, cuando se han segado a mitad de la etapa de floración, generalmente ofrece un 15% de proteína.


Pienso para chinchillas
Pienso: es el segundo componente en importancia para una correcta alimentación de las chinchillas. Desgraciadamente hay chinchillas que lo convierten, por apetencia, en su principal fuente de alimento. No tiene la capacidad de desgaste de las muelas que tiene el heno y por eso no debe sustituirlo. Generalmente se presenta en forma de pellets o barritas de color verdoso. El método de fabricación es el que se ha venido utilizando durante décadas para la fabricación de los piensos de engorde para conejos, lo cual no es muy conveniente cuando se trata de alimentar animales cuya esperanza de vida no son unos pocos meses si no varios años.
Pienso para chinchillas formulado para favorecer el desgaste dentalYa existen varios fabricantes que producen pienso específicamente para chinchillas. Un fabricante ha puesto recientemente en el mercado un pienso desarrollado pensando en facilitar el desgaste dental. En este caso las fibras que lo componen no están tan trituradas y conservan una longitud que las hace claramente evidentes, como se aprecia en la fotografía de la izquierda. Parece, por tanto, que los piensos están evolucionando y vamos dejando atrás las obsoletas técnicas de fabricación de piensos de engorde para iniciar en los roedores las técnicas de fabricación de piensos que ya existen en otros animales domésticos como el perro y el gato, donde se da importancia no sólo a la composición nutricional sino también a la estructura de la croqueta de pienso.
Pienso para chinchillas con diferente composición dependiendo de la edad de la chinchilla
Otro productor de alimentos para chinchillas tiene un pienso que incluso diferencia las distintas necesidades de la chinchilla dependiendo de su edad. En este caso el pienso se presenta en forma de bolitas. Se puede ver una muestra en la fotografía de la derecha.
Alimento para chinchillas a base de hierbasAunque es cierto que cada vez se ofrecen más productos específicos para las chinchillas, como el de la fotografía de la izquierda, también es verdad que en algunos lugares todavía es difícil encontrar piensos para chinchillas. En estos casos se puede recurrir a los piensos para conejos enanos. Es importante que no sean piensos de engorde de conejos. Estos piensos están formulados para conseguir un gran incremento de peso en muy poco tiempo. Su uso es garantía de obesidad a corto plazo.

Pienso para chinchillas con anticoccidiósico incorporado Básicamente los piensos están compuestos por productos vegetales como alfalfa, avena, girasol, trigo, maíz, caña de azúcar o colza. Además llevan añadidas sustancias minerales y vitaminas. Incluso hay algunos, como el de la fotografía de la derecha, que tienen añadido un componente con efecto antiparasitario. Dependiendo de la composición exacta hay piensos de mejor o peor calidad. En todo caso, en su composición ha de quedar claramente especificada la proporción de fibra. Este componente es esencial, ya que no sólo es que las chinchillas sean herbívoras, sino que están adaptadas a la ingestión de plantas muy fibrosas y poco nutritivas. Si el pienso es demasiado calórico y se convierte en su alimento principal, probablemente obtendremos una chinchilla obesa. Idealmente, el pienso debería constituir aproximadamente un 15% de la ración diaria.

Salvo los piensos que vienen en bolsas herméticamente cerradas con atmósfera modificada, no se deben comprar paquetes de pienso en cantidad ya que con el paso del tiempo pierden calidad. En algunos lugares venden piensos a granel. La compra en estos lugares es una temeridad, ya que si no cuentan con la licencia correspondiente y controlan los productos a la venta se podrían dar casos de graves enfermedades como la aflatoxicosis, a la vez que el valor nutricional de los piensos puede estar considerablemente disminuido debido a la oxidación de sus componentes.

En la siguiente tabla presentamos la composición nutricional de varias marcas de alimento para chinchillas, junto con la composición ideal que debería tener un alimento que cubriese las necesidades estimadas de las chinchillas adultas:

Ideal
Complete
Fit Bits
Pellets
Special
Knabber Hügel
Premium
Croquettes
Xtravital
Chinchilla
Chinchilla
Chinchilla
Versele-Laga
Vitakraft
Vitakraft
Vitakraft
bunny
Cliffi
Tyrol
Beaphar
Novopet
Biozoo
Cunipic
Proteínas
16%
16,00%
13,11%
17,72%
13,78%
18,00%
14,40%
16,00%
17,98%
12,92%
18,63%
18,00%
Hidratos de carbono
36%
52,50%
44,81%
48,72%
57,78%
52,80%
62,90%
60,50%
53,48%
61,80%
54,50%
55,05%
Grasa
4%
3,50%
1,64%
3,10%
2,89%
2,70%
2,30%
4,00%
3,37%
3,93%
5,32%
3,20%
Fibra
36%
20,00%
29,51%
20,49%
17,78%
18,00%
12,70%
13,00%
16,85%
11,80%
13,72%
14,90%
Minerales
8%
8,00%
10,93%
9,97%
7,78%
8,50%
7,70%
6,50%
8,31%
9,55%
7,83%
8,85%
Calcio
0,90%
1,38%
0,89%
1,20%
0,90%
1,12%
Fósforo
0,60%
0,55%
0,56%
0,6%
0,60%
0,62%


Mixtura de gran calidad para chinchillas
Mixturas
: con este nombre englobamos una serie heterogénea de mezclas de diferentes alimentos. En este apartado podemos encontrarnos con productos de una calidad altísima o con productos de una calidad pésima. Entre los últimos están las mezclas de semillas para pájaros o hámsteres. Parece que mucha gente olvida, incluido el personal de muchas tiendas de animales, que las chinchillas no son granívoras. Son herbívoras, que es muy distinto. Principalmente comen hierba, no semillas. Una de nuestras chinchillas fue adquirida en una tienda de animales de una gran superficie. El aspecto era estupendo y no se apreciaba ningún signo de enfermedad. Como hacemos siempre, revisamos la jaula donde se mantenía y estaba realmente limpia. Como debe hacerse siempre pedimos que nos diesen una muestra de su alimentación suficiente para alimentarla durante una semana, ya que el cambio de alimentación debe hacerse progresivamente, nunca de forma súbita.
Mixtura de pésima calidad para chinchillasLa fotografía de la izquierda muestra lo que estaba comiendo el animalito. Un mezcla de semillas para pájaros y pienso para conejos. En aquel momento pensamos que desde luego su alimentación no era ni mucho menos satisfactoria, ya que tampoco se le daba heno, pero que había tenido suerte en dar con unos propietarios que sí sabían lo que debía comer. La sorpresa fue mayúscula cuando descubrimos que en realidad la jaula de la tienda no es que estuviese limpia, sino que la chinchilla estaba estreñida. Estuvo casi dos días sin eliminar ni una sola hez. Al final, un tratamiento adecuado consiguió resolver el problema, pero este ejemplo muestra los desastres que se pueden provocar con una incorrecta alimentación. Afortunadamente hay otras mixturas que destacan por ser mezclas racionalmente formuladas con componentes perfectamente adecuados. Así, podemos ver que hay mezclas de gránulos de pienso, con restos herbáceos, trozos de fruta deshidratada, frutos desecados de escaramujo, trozos de algarroba, alfalfa en aros, etc. Alimentos todos recomendados para una chinchilla, con variedad de colores, olores y sabores. Son mezclas realmente apetitosas que son devoradas con fruición.

Las mixturas de baja calidad deben evitarse en todo caso y las de alta calidad pueden emplearse de dos formas: como sustitutivo del pienso, siendo aproximadamente un 20% de la ración diaria, o como un complemento que constituirá aproximadamente un 5% de la ración diaria.



Frutas y verduras
: existe una controversia estéril sobre la bondad o maldad del uso de frutas y verduras en la alimentación de las chinchillas. Se argumenta que como son alimentos con elevada cantidad de agua producen diarreas. Esto es algo totalmente falso. No sólo son saludables sino que, por ejemplo, son la mejor fuente de vitaminas. Además son muy apetecibles para las chinchillas y constituyen una variación muy estimulante de la dieta básica. Dicho esto, hay que hacer varias advertencias. Deben emplearse con moderación, no debiendo superar el 5% aproximadamente de la ración diaria, deben ofrecerse lavadas y secas, se prefiere el uso de verduras al uso de frutas y sólo deben elegirse aquellas que sepamos con seguridad que no son tóxicas. Estos vegetales se ofrecen por la noche y se retiran los restos no consumidos por la mañana. Se hace así para aprovechar los momentos de más actividad de las chinchillas y las horas más frescas del día para evitar en lo posible los procesos de fermentación y putrefacción. A continuación ofrecemos una lista de verduras y frutas que pueden ofrecerse con seguridad:
  1. Verduras: hojas secas de cardo, endivias, achicoria, patatas crudas (quitando todos los brotes, pues son tóxicos), zanahorias (tanto el tubérculo como las hojas), diente de león, lechuga (debe emplearse la variedad “romana” por su mejor contenido de calcio), tomates, guisantes, coles de Bruselas, espinacas, rábanos y trébol. En la siguiente fotografía vemos a una cría de chinchilla comiendo tomate.
  2. Cría de chinchilla comiendo tomate

  3. Frutas: manzanas, peras, albaricoques, plátanos, ciruelas, cerezas, uvas, fresas, higos y moras. Las frutas con “hueso” deben emplearse con precaución ya que muchas de las semillas son tóxicas y sólo se debe ofrecer a las chinchillas la parte carnosa. En la siguiente fotografía vemos a una cría de chinchilla comiendo manzana.
  4. Cría de chinchilla comiendo manzana



Golosinas
: Son muchas las cosas que se pueden ofrecer esporádicamente como alimentos muy apetitosos. En este apartado incluimos, entre otros, a los frutos secos, como nueces, avellanas o almendras. Son muy ricos en grasas y no debería darse más de uno a la semana. Otra cosa que les chifla a las chinchillas son las pipas de girasol. Puede emplearse como premio cuando hagan algo correctamente, como subirse a la mano para sacarlas o meterlas en la jaula. Como máximo se le deben dar 2 al día. Hay muchas personas que utilizan con este fin las uvas pasas. En este caso el problema no es el exceso de grasas sino el exceso de azúcar. También deben ofrecerse con moderación. Otras golosinas que se pueden dar en mayor cantidad y frecuencia son las formadas por alfalfa. Entre estas destacamos los aros y los bloques. Son realmente apetitosas y tienen una composición vegetal muy saludable. Las dos chinchillas de la fotografía inferior izquierda están comiendo unos aritos de alfalfa. La de la fotografía de la derecha está comiendo un taco de alfalfa.

Pareja de chinchillas comiendo unos aritos de alfalfaChinchilla comiendo un taco de alfalfa

Chinchillas comiendo pan duro Un complemento alimenticio cuyo uso es muy recomendable por ser una buena fuente de fibra y facilitar el desgaste de los dientes es el pan duro. Lo mejor es reservar todos los días un pedazo que se deja secar durante cerca de una semana. Hay que dárselo cuando esté bastante duro. Al ser poco nutritivo es un complemento dietético ideal. Si las acostumbramos a dárselo por las mañanas seguro que nos recibirán despiertas dando saltos de impaciencia.
Chinchillas comiendo una rama de frutal
Otros productos cuyo uso es muy recomendable son los renuevos de los árboles frutales. Hay ciertos comercios que los tienen a la venta, pero lo más fácil es intentar conseguirlos directamente en alguna finca. Todos los años se podan los árboles y si el dueño de la finca es amable normalmente puede conseguirse una buena provisión sin coste alguno. Hay que asegurarse bien de que procedan de árboles sin tratamientos con pesticidas. Suele ser bastante fácil conseguirlos de manzano. Estas ramitas son deliciosas para las chinchillas y son estupendas para facilitar el desgaste de los dientes. Y casi no hay límite en su uso.


Pastillas de calcio para roedores Complementos nutricionales: En determinadas épocas del año o en determinadas fases fisiológicas de las chinchillas puede ser conveniente la suplementación de la dieta con ciertos complementos. Los dos más importantes son los complejos multivitamínicos y los suplementos de calcio. Los complejos multivitamínicos deberían administrarse en los roedores dos veces al año durante un periodo de 2 a 4 semanas. La alimentación “artificial” que nosotros les damos puede ser deficitaria en ciertas vitaminas. Por eso, de forma preventiva, se pueden emplear estos complejos que administrados con la frecuencia citada sólo tienen ventajas. La utilidad de la suplementación de la dieta con calcio es, sin duda, más controvertida. Una alimentación de calidad normalmente provee de una cantidad de calcio suficiente y con una proporción fisiológica con el fósforo (la cantidad de calcio corporal suele ser el doble que la de fósforo). La tendencia actual es recomendar la suplementación con calcio únicamente durante la lactación de las hembras de chinchilla. La mejor opción es ofrecer una dieta rica en calcio como es la alfalfa. Otra opción es la utilización de los comprimidos de calcio que se venden para roedores.

El empleo de los “bloques de calcio” que se usan para favorecer el desgaste de los dientes de las chinchillas también es discutido. Ciertamente tiene un efecto beneficioso para el desgaste de los incisivos, pero es más discutible que sean de alguna utilidad en el desgaste de los molares. Su composición es muy variable y casi nunca está especificada en el envase. En todo caso, la relación entre calcio y fósforo suele estar muy desproporcionada respecto a los valores fisiológicos. Uno de los pocos fabricantes que especifica la composición admite que la cantidad de calcio es 211 veces superior a la cantidad de fósforo. Dado que apenas se citan casos de urolitiasis en chinchillas y que éstos no suelen relacionarse con una alimentación especialmente rica en calcio, junto con la elevada capacidad de las chinchillas para excretar sales de calcio con la orina, es posible que la utilización de estos bloques de calcio no sea perjudicial.



Chinchilla bebiendo

Agua: Aunque la hemos dejado para el final, el agua es vital para la chinchillas y para cualquier ser vivo. Consumen entre 3 y 9 mililitros de agua al día por cada 100 gramos de peso. Nunca debe faltarles y debemos procurar que sea de la mejor calidad.

Se escuchan a veces afirmaciones carentes de cualquier rigor que dicen que a las chinchillas jamás debe dárseles agua de grifo y hay que dársela mineral. Se puede dar agua de grifo con total tranquilidad. Es apta para el consumo humano y, por tanto, para el consumo de las chinchillas. Hay personas que tienen cierto temor a que el cloro que contiene el agua de grifo sea perjudicial. El cloro es un gas que se disuelve en el agua y que no es tóxico a las concentraciones legalmente permitidas en el agua para consumo humano. Además el cloro se evapora. Si se deja reposar el agua en un recipiente de boca ancha de un día para otro ya no quedan restos de cloro. Es cierto que no todas las aguas de grifo son iguales. Hay aguas blandas, duras y casi salobres. En realidad esto no es un excesivo problema para las chinchillas, ya que se parecen a las especies desertícolas en su gran capacidad para extraer agua útil de soluciones concentradas de sal.



Bibliografía impresa
  1. Anderson NL. Roedores domésticos. En: Birchard SJ, Sherding RG. Manual clínico de procedimientos en pequeñas especies. 2ª ed. Vol 2. Madrid: McGraw-Hill Interamericana, 2002: 1771-1802.
  2. Barrie A. Manual práctico de la chinchilla. Barcelona: Editorial Hispano Europea, S. A.; 2000.
  3. Capello V. La chinchilla. Barcelona: Editorial De Vecchi, S. A.; 1999.
  4. Femenia P, Fernández MA. Pequeños mamíferos. Canis et felis 1994; 8: 55-72.
  5. Kühner H. Mi chinchilla. 2ª ed. Barcelona: Editorial Hispano Europea, S. A.; 1998.
  6. Mettler M. El nuevo libro de chinchillas y degús. Alcobendas: Tikal ediciones.
  7. Pérez García CC, Brotóns Campillo NJ. Roedores: generalidades, manejo y alimentación. Canis et felis 2004; 67: 13-33.
  8. Pérsico T, García Márquez A. Chinchillas. Buenos Aires: Editorial Albatros SACI; 2004.
  9. Quesenberry KE, Donnelly TM, Hillyer EV. Biology, husbandry and clinical techniques of guinea pigs and chinchillas. En: Quesenberry KE, Carpenter JW. Ferrets, rabbits and rodents: clinical medicine and surgery. 2ª ed. St. Luois: Saunders; 2004: 232-244.
  10. Richardson VCG. Diseases of small domestic rodents. 2ª ed. Oxford: Blackwell Publising Ltd; 2003: 1-53.
  11. Tenerezza B. Mi chinchilla. Barcelona: Editorial de Vecchi, S.A.U.; 2006.
  12. Verhoef-Verhallen EJJ. Chinchillas. En: La enciclopedia de los conejos y roedores. Alcobendas: Editorial LIBSA; 2002: 155-159.



    Recursos en línea
  13. Calsamiglia S, Ferret A, Bach A. Alfalfa: heno en rama. En: Tablas FEDNA de composición y valor nutritivo de forrajes y subproductos fibrosos húmedos. I. Forrajes. Madrid: Fundación española para el desarrollo de la nutrición animal, 2004. Consultado el 31 de enero de 2007.
  14. Calsamiglia S, Ferret A, Bach A. Heno de ray-grass. En: Tablas FEDNA de composición y valor nutritivo de forrajes y subproductos fibrosos húmedos. I. Forrajes. Madrid: Fundación española para el desarrollo de la nutrición animal, 2004. Consultado el 31 de enero de 2007.
  15. Carcelén Cáceres F. Composición química de animales y plantas. Facultad de Medicina Veterinaria. Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Consultado el 2 de noviembre de 2008.
  16. Comportamiento alimentario de la chinchilla . Equidiet. Consultado el 8 de febrero de 2007.
  17. Del Pino R. Nutrición del Rebaño de Ovejas. Consultado el 2 de noviembre de 2008.
  18. Grau J. La Chinchilla - Su crianza en todos los climas. Alimentación. Consultado el 8 de febrero de 2007.
  19. Lloyd LE, Jeffers HFM, Donefer E, Crampton EW. Effect of four maturity stages of Timothy hay on its chemical composition, nutrient digestibility and nutritive value index. J Anim Sci 1961; 20: 468-473. Consultado el 2 de noviembre de 2008.
  20. Recomendaciones en lípidos para chinchillas. Equidiet. Consultado el 8 de febrero de 2007.
  21. Recomendaciones en vitaminas liposolubles para chinchillas. Equidiet. Consultado el 8 de febrero de 2007.
  22. Semillas forrajeras y pratenses. Rocalba. Consultado el 2 de noviembre de 2008.
  23. Table of nutrient content of some fruits and vegetables. Tufts open courseware. Zoological Medicine. Supplementary Material. Tufts University. Consultado el 11 de septiembre de 2007.


    Copyright de las imágenes
  1. Bernard Loison. Calandrinia grandiflora. Consultado el 10 de septiembre de 2007.
  2. Ernst R. Hajek. Bridgesia incisaefolia. Galeria de Ecolyma. Consultado el 17 de julio de 2007.
  3. Ernst R. Hajek. Cordia decandra. Galeria de Ecolyma. Consultado el 17 de julio de 2007.
  4. Ernst R. Hajek. Ephedra andina. Galeria de Ecolyma. Consultado el 17 de julio de 2007.
  5. Ernst R. Hajek. Flourensia thurifera. Galeria de Ecolyma. Consultado el 17 de julio de 2007.
  6. Ernst R. Hajek. Opuntia sphaerica. Galeria de Ecolyma. Consultado el 17 de julio de 2007.
  7. Ernst R. Hajek. Proustia baccharoides. Galeria de Ecolyma. Consultado el 17 de julio de 2007.
  8. Ernst R. Hajek. Puya berteroniana. Galeria de Ecolyma. Consultado el 17 de julio de 2007.
  9. Ernst R. Hajek. Trichocereus chloensis. Galeria de Ecolyma. Consultado el 17 de julio de 2007.
  10. Linda Rolfe. Leucocoryne purpurea. Consultado el 16 de marzo de 2005.
  11. Linda Rolfe. Nasella chilensis. Consultado el 16 de marzo de 2005.
  12. Linda Rolfe. Notholaena mollis. Consultado el 16 de marzo de 2005.
  13. Philippe Corman. Echinopsis coquimbana. Consultado el 10 de septiembre de 2005.
  14. Stan Shebs. Calandrinia grandiflora. GNU Free Documentation License. Consultado el 10 de septiembre de 2007.
Quiénes somos | Contacta con nosotros | ©2006 Centro Veterinario CARLINDA